El Salseo
Potencia el sabor de tus platos aprendiendo a hacer las mejores salsas caseras

Salsa de aguacate

Disfruta del auténtico sabor mexicano con esta receta de salsa guacamole, perfecta para acompañar unas brochetas de pollo a la parrilla y te recomendamos que la añadas a tus hamburguesas favoritas.

También puedes servirla como entrante untada en pan tostado, para sumergir unos nachos o incluso como aliño de ensaladas.

Una receta muy sencilla, rápida y deliciosa a la que le podrás sacar mucho partido.

aguacate-barbacoa

Salsa de aguacate

10 mins
Fácil
Salsa para Carne Salsa para Pollo Salsa para Pescado Salsa para marisco Salsa para Verdura

Ingredientes

  • 4 aguacates maduros
  • Cayena
  • 1 cebolla
  • Zumo de media lima o limón
  • Cilantro fresco
  • Tomate
  • Ajo
  • Sal

Preparación

Lo primero que debemos hacer en esta receta es asegurarnos de que nuestro ingrediente principal, el aguacate, está maduro.

Si elegimos bien los aguacates obtendremos una salsa mucho más sabrosa y con textura.

Si no eres un experto en aguacates, un truco muy sencillo que nos facilita la elección de estas frutas cuando llegamos al mercado, es quitarle el rabillo de la parte de arriba y comprobar el color de esta zona.

El color óptimo debe ser el amarillo, en este caso el aguacate elegido está maduro.

Si por el contrario nos encontramos con un color marrón quiere decir que el aguacate está pasado y un color verde nos indica que aún no ha madurado.

Una vez tengamos elegidos nuestros ingredientes, comenzamos por pelar y cortar el aguacate. Lo cortamos por la mitad y retiramos el hueso, con la ayuda de una cuchara sacamos toda la pulpa del interior del aguacate. Podemos reservar el hueso que hemos quitado para más adelante.

Tenemos varias opciones para realizar esta receta:

  • Con licuadora: que te resultará mucho más fácil y rápido, ya que solo debes poner el resto de ingredientes en la licuadora muy picados y licuar.

Si la salsa ha quedado espesa, solo tienes que añadir un poco de agua y volver a licuar.

  • Mortero: Ponemos la pulpa del aguacate en el mortero, en caso de no tener mortero puedes utilizar un recipiente ancho y triturar con un tenedor.

Una vez triturada la pulpa añadimos el zumo de la lima o el limón, esto hará que no se oxide y evitamos que se ponga oscura.

A continuación machacamos los ajos y los añadimos a la pulpa del aguacate.

Picamos la cebolla muy finita y también la agregamos a la mezcla anterior.

Con el tomate realizamos el mismo proceso, lo lavamos y troceamos, incluso podemos eliminar las pepitas.

Añadimos la cayena que le dará a la salsa un toque picante y sal al gusto.

Mezclamos bien todos los ingredientes para que quede una mezcla homogénea, no te preocupes si quedan trozos visibles, ya que esta es la manera tradicional de preparar el guacamole.

Si prefieres que su salsa quede más fina, pero no dispones de licuadora siempre puedes utilizar la batidora.

¡No te lo pienses y échale guacamole a tus barbacoas!